La comunicación experimentó en los últimos tiempos un cambio significativo no solo por la disponibilidad tecnológica que ha impactado en los usos cotidianos, sino en el modo de relacionarnos. Las redes sociales son espacios de intercambios; los memes funcionan como insumos informativos y todos los intervinientes en las conversaciones ocupan un rol protagónico, no solo el emisor. Todo esto ha configurado un nuevo comportamiento comunicacional. La comunicación no es una actividad opcional para quienes pretendan dar a conocer su palabra en la escena pública. Por tanto, la exigencia de una comunicación planificada que otorgue valor a un proyecto, a  una iniciativa personal o institucional, es esencial hoy en día. Este cuadernillo brinda los elementos imprescindibles para actuar en comunicación, ofreciendo Aportes de la comunicación para proyectos personales e institucionales.