En América Latina y el Caribe se estima que existen cuatro millones de personas que viven del reciclaje informal en condiciones insalubres y peligrosas. La mayoría de estos recicladores están social y económicamente marginados. Para muchos, el reciclaje es su única ocupación, lo que significa que siguen viviendo en la pobreza porque reciben solamente una pequeña fracción del valor generado en el mercado. Sin embargo, los recicladores informales son responsables de proveer la mayor parte de materiales reciclados que utiliza la industria, siendo su contribución, en algunos países, de hasta un 90 por ciento. Empoderar a los recicladores informales mediante la mejora de su productividad y eficiencia y conectándolos con los mercados formales de reciclaje es un logro para personas de bajos ingresos, para el medioambiente y para las empresas que buscan una mayor inclusión de materiales reciclados para utilizar en sus cadenas de valor.

En algunos países de la región pueden encontrarse historias de éxito de inclusión económica y social de recicladores que demuestran el valor de la acción colectiva y coordinada de los actores (stakeholders). El trabajo del FOMIN en reciclaje se enfoca en mejorar las condiciones económicas y sociales de los recicladores y sus familias en América Latina y el Caribe al aumentar su acceso a los mercados y al apoyar a los gobiernos locales y nacionales, a las empresas, a la sociedad civil y a las organizaciones de recicladores para construir cadenas de valor de reciclaje inclusivas y comercialmente viables.

Una gran mayoría de los recicladores informales son mujeres. Y dentro de un grupo, ya de por si marginado, ellas son las más marginadas. Al incorporar una mirada de género en el reciclaje, podemos identificar disparidades entre hombres y mujeres en cuanto al acceso, el control sobre los beneficios de recursos, oportunidades, productos y servicios y abordarlas en el diseño y ejecución de proyectos. Los proyectos de reciclaje pueden tener un gran impacto en la promoción de la igualdad de género en un sector dominado por mujeres con pocos recursos y sus hijos.

La Guía de Género desarrollada por la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo intenta proveer herramientas prácticas y concretas para integrar la perspectiva de género en los proyectos de reciclaje inclusivo. Las mejoras que se produzcan en el diseño e implementación de proyectos empoderará a las mujeres al expandir su acceso formal a los mercados, al mejorar sus condiciones laborales y al incrementar su participación y liderazgo en las organizaciones que representan a los y las recicladoras. Mujeres, hombres y niños compartirán los beneficios.